Los Koguis, “hijos del Jaguar” vuelven a su madre, el mar

Share Button
 Primero estaba el mar. Todo estaba oscuro. No había sol, ni luna, ni gente, ni animales, ni plantas. Sólo el mar estaba en todas partes. El mar era la madre”…Poema de la Creación Kogui

 Parque-Nacional-Natural-Tayrona-territorio-indigena.

Hace cinco siglos, antes de que los españoles hicieran del Caribe su ruta a las Indias, gran parte de los pueblos de la Sierra Nevada de Santa Marta, Colombia, vivían a orillas del océano, emprendían largas travesías en busca de pescado y recolectaban caracuchas, similares al caracol, que consumían trituradas y mezcladas con hojas de coca para pensar y comunicarse mejor.

“El mar era la madre”, dice el mito de creación de los koguis. Sin embargo, según cuenta Alessandro Martínez, del grupo de arqueología del Instituto Colombiano de Antropología e Historia, con la llegada de los “bárbaros” muchos indígenas fueron sometidos y esclavizados hasta desaparecer, y los que sobrevivieron buscaron refugio en la montaña litoral más alta del mundo, la Sierra Nevada de Santa Marta, donde el clima y las pendientes detuvieron a los españoles en su empresa conquistadora.

koguis1

Allá han vivido por décadas koguis, arhuacos, wiwas y kankuamos, cuatro pueblos que cambiaron la pesca por la agricultura y terminaron adaptándose a una vida lejos del mar.

El 27 de junio de 2005, durante una actividad organizada por los indígenas en el Festival de Poesía de Medellín, Natalia Hoyos, una joven de Manizales, indignada por la injusticia cometida hacia este pueblo indígena, dijo que recibido un llamado: entregarles a los koguis una tierra de propiedad de su padre, sobre la Línea Negra, que, de acuerdo con el antropólogo Pablo Mora, tiene la mayor concentración de sitios sagrados y carga con las peores amenazas del turismo, el comercio, la infraestructura y la explotación agrícola.

“Recorreré todo el camino para hacer posible que estas tierras vuelvan a sus guardianes originales”, escribió Hoyos en una carta que envió a los mamos (chamanes) de la Sierra en 2011.

Después de varios meses convenciendo a su familia, su padre accedió a vender a los indígenas cada hectárea por $15’000.000, una suma simbólica comparada con los cerca de $70’000.000 que cuesta la hectárea en la zona.

kogi

Sin embargo no les resultó fácil acceder a los recursos,  dice Juana Londoño, miembro de la Fundación Pro-Sierra, “tocamos muchas puertas, pero nadie entendía que se trataba de algo histórico, del primer sitio sagrado que compraría y recuperaría una comunidad de indígenas en Colombia, y tal vez en América Latina y el mundo”.

Pero finalmente, continua diciendo Londoño,   la “magia” se hizo presente y el Ministerio de Cultura entregó $850’000.000; la organización ACT (Amazon Conservation Team), $540’000.000, y los indígenas, $480’000.000 para hacer realidad este sueño.

La Guajira vuelve a recibir a los koguis en el sitio llamado Jaba Tañiwashkaka, con su mar sosegado, cerca de 1300 metros de playa y 155 hectáreas de tierra donde anidan cada año las tortugas icoteas, especie amenazada y que ahora tendrá a sus cuidadores naturales.

Recientemente, Jaba Tañiwashkaka fue declarado por el Consejo Nacional de Patrimonio Cultural como Bien de Interés Cultural del Ámbito Nacional; por lo que dice Juan Mayr, exministro de Medio Ambiente que participó en el proceso, se trata de un precedente para que minorías de todo el país blinden sus territorios contra el daño ecológico que deja la intervención “arrasadora” de empresas petroleras, mineras y turísticas. Juana Londoño, por su parte, expresa que “este es el ejemplo de que los koguis ya están en el mar y que para defender la tierra no hay que mancharse de sangre”.

29532690776fcb6ab6823c5e471da12d

Indígenas koguis en el mar, antes de la ceremonia de pagamento, celebrada el 5 de mayo, por el sitio sagrado que recuperaron. / Cortesía Ricardo Rey

El 5 de mayo, la comunidad realizó allí una ceremonia de pagamento para dar “gracias” por el sitio al que retornaron y que utilizarán para sus rituales. Ofrecieron plumas de guacamaya azul, caracoles, cuarzos y otras piedras, mientras el mamo José Gabriel Alímaco, emocionado, decía: “Se cumple el sueño que tenía desde que era un niño de recoger la primera caracucha, la primera semilla en la Línea Negra, en nuestro territorio ancestral”.

Aquí les dejamos un poco mas sobre la historia  de los koguis.

Habitan en Colombia, en Sierra Nevada de Santa Martha.sus mitos y leyendas les atribuyen un origen muy antiguo. Kogui significa jaguar, en su lengua también denominada kogui o kogi

Según la mitología kogui, el centro de la humanidad se encuentra en la Sierra Nevada de Santa Marta en donde habitan los hermanos mayores, es decir, los koguis, junto con otros tres grupos indígenas (arhuacos, arsarios y kankuamos).

hqdefault

Quienes viven fuera de alguna de estas tres culturas son los hermanos menores, mayormente constituidos por toda la cultura occidental. Los hermanos menores, es decir, nosotros, fueron desterrados del centro de la tierra hace miles de años, debido a su irrespeto con la Madre Tierra. La Madre Tierra es aquella fuerza creadora de la humanidad manifestada a través del mundo natural, a la cual se puede recurrir para solicitar consejos y cualquier tipo de ayuda.

La Tierra es algo vivo para los koguis y cualquier acción en contra de ella, como la contaminación y destrucción, están acabando con la fuerza principal de vida. Los Hermanos Mayores (koguis) tienen la misión de enseñar y guiar a los hermanos menores (occidentales), a respetar y recuperar la Madre Tierra para volver a estar en una sana conexión con ella. Somos nosotros quienes debemos
aprender de ellos.

Mamo kogui (chaman)

Mamo kogui (chaman)

Los Mamos son los chamanes de esta cultura, quienes son preparados desde muy jóvenes,  todo su culto está hecho para proteger  a la Madre Tierra, para lo cual conectan con el gran espíritu desde sus Huacas sagradas. Son escogidos desde su nacimiento y entrenados por otros mamos para cumplir con importantes tareas de comunicación con su mundo místico denominado Aluna. Por medio de meditaciones muy profundas, ayunos de varios días, ofrendas, los mamos ayudan a crear el balance y la armonía necesaria para el mundo.

 Fuente:

http://www.elespectador.com/noticias/actualidad/vivir/articulo-424151-los-koguis-vuelven-al-mar

 http://losenigmasdelasculturas.wordpress.com/about/

 

Share Button