Las tortugas marinas, “embajadoras planetarias”

Share Button
Tortuga Marina

Tortuga marina

“La tortuga tiene un día intenso

en su paseo puro y solitario;

sustenta la caparazón del universo

en el silencio de las prisas serenas”…

                                                        Ledo Ivo

 

Foto cortesía CICTMAR

Aprovechando que este pasado lunes 23 se celebró el Día Mundial de las Tortugas, queremos ofrecerles un bonito viaje imaginario, para conocer mejor a estos seres milenarios, nobles y útiles compañeros de nuestro plaenta vital.

El Centro de Investigación y Conservación de Tortugas Marinas, mejor conocido como CICTMAR, funciona desde el año 2001 como una asociación civil sin fines de lucro que se  dedica a la protección de la tortuga marina, tanto a nivel nacional como en la región del Caribe.

Este fin de semana en Planeta Vital, por Unión Radio 90.3 FM, www.unionradio.net y 980 Directv. Sábado 9:30 pm y domingo 10:30 am.

Hedelvy Guada con Marisela Valero, foto Héctor Luna

Hedelvy Guada con Marisela Valero, foto Héctor Luna

Heldelvy Guada, presidenta de CICTMAR nos invitó a realizar un viaje imaginario en la radio para visitar “Cipara y Querepare,  2 playas donde llevan trabajando más de 10 años porque son lugares de anidación muy importantes  para las tortugas marinas, promoviendo con su presencia y educación a la comunidad la disminución del saqueo de huevos, así como la captura o matanza de las tortugas.

9

En el silencio de la noche, en Querepare, donde solo se escucha el ir y venir de las olas, nos adentramos en esa maravillosa experiencia de admirar la labor que hacen los “tortugueros” para salvar los huevos depositados en la arena por las enormes hembras, que cavan con sus potentes aletas hasta unos 60 a 70 centímetros de profundidad.

Ellos hacen el seguimiento del período  reproductivo de las tortugas marinas, en donde se marcan con plaquitas de metal entre 60 y 140 hembras al año, se liberan de 5.000 a 10.000 tortuguillos, y para lograrlo  capacitan tanto a asistentes de investigación como colaboradores locales. Es una actividad que debe mantenerse de 10 a 15 años, ya que  el ciclo de vida de las tortugas marinas es muy largo y  complejo.

8

CICTMAR está afiliado a WIDECAST (www.widecast.org), la más importante organización regional de conservación de tortugas marinas.

Entre otras actividades, CICTMAR ejecuta actualmente el Proyecto de Investigación y Conservación de Tortugas Marinas en la Península de Paria y desarrolla la Campaña de Adopción de Nidos y Tortugas Marina para apoyar este proyecto.

images logo1

Nos relata Hedelvy que CICTMAR cuenta con el programa Tortugas en adopción, mediante el cual las personas pueden hacerse cargo de una tortuga de forma simbólica, es decir, no significa que compra las tortugas para llevarlas de mascotas, sino que contribuye al co-financiamiento del “Proyecto de investigación y conservación de tortugas marinas en la  península de Paria”, puesto que las donaciones recibidas nunca alcanzan a cubrir completamente los costos del mismo, a pesar de las reducciones de costos que paulatinamente se han efectuado.  “De esta forma no solo será un aliado y colaborador permanente, sino que salvara nidos y hasta hectáreas completas”, comentó.

Foto CICTMAR

Foto CICTMAR

Las categorías de adopción son:

•Adopción de un nido: recibe  una o más de las nidadas depositadas en Cipara y/o Querepare

•Adopción de una tortuga: recibe una o más tortugas hembras que desoven en la temporada de anidación 2012

•Adopción de un vivero: recibe uno de los  corrales o “viveros” de las playas de Cipara y Querepare.

Pueden conocer mas visitando www.tortuadopcion.com / www.widecast.org

Twitter: @cictmar

LosRoquesFubdacion

La Fundación Científica Los Roques, registrada en 1963, también lleva a cabo una excelente labor en la defensa e investigación de las tortugas marinas.

En su blog encontramos una descripción detallada de las especies que habitan en Venezuela, que reseñamos a continuación.

Tortugas marinas en Venezuela

De las siete especies de tortugas que existen hoy en día en Venezuela se encuentran cinco y en Los Roques habitan cuatro de ellas. Las tortugas Laúd (Dermochelys coriacea), Cabezón (Caretta caretta), Carey (Eretmochelys imbricata) y Verde (Chelonia mydas) vienen a anidar y la tortuga Maní (Lepidochelys olivacea) sólo viene a alimentarse.

TORTUGA VERDE 

Nombre Científico: Chelonia mydas.

Nombre Común: tortuga blanca, tortuga verde, tortuga de sopa, tortuga franca, green turtle.

Tortuga verde. Cortesía Fundación Científica Los Roques

Tortuga verde. Cortesía Fundación Científica Los Roques

La Tortuga Verde es la más grande de las de concha dura, su caparazón puede llegar a medir hasta 120 centímetros de largo. Esta tortuga, que se alimenta de thalassos (pastos marinos), es la única especie herbívora y puede llegar a pesar hasta 230 kilos.

En edad adulta el caparazón de la chelonia mydas varía entre tonos marrones, verde oliva, gris o incluso completamente negro, pero su grasa es de color verde, de ahí su nombre.  

Chelonia mydas es la tortuga marina más abundante en el mar Caribe. En Venezuela anida a bajas densidades a lo largo de toda la costa y con mayor frecuencia en Falcón, Sucre, Nueva Esparta, Archipiélago de Los Roques y La Blanquilla.

La tortuga verde es la más depredada por el hombre que la usa como alimento (hasta se le conoce como tortuga de sopa). Es cazada por sus huesos, carne, cuero y calipee (sustancia cartilaginosa). Se encuentra en peligro de extinción. 

TORTUGA CAGUAMA
Nombre científico: Caretta carettta.

Nombre común: caguama, cabezón, loggerhead turtle.

Tortuga caguama. Cortesía Fundación Científica Los Roques

Tortuga caguama. Cortesía Fundación Científica Los Roques

El caparazón de la tortuga caguama puede ser hasta de 120 cm y el peso de la tortuga varía entre 65 y 110 kilos. Aunque parecida a la tortuga verde, se distingue fácilmente de ella por el tamaño de su cabeza que puede llegar a medir hasta 30 cm de ancho.

Otras particularidades de la tortuga caguama son sus costumbres solitarias y su dieta: es carnívora y se alimenta principalmente de crustáceos, peces y moluscos. 

Esta especie es una de las más distribuidas en los océanos del mundo, aunque se encuentran especialmente en el Mediterráneo y para anidar prefieren climas tropicales, también se han conseguido sus nidos en lugares tan lejanos como Japón, Brasil y California.

Las tortugas caguama también están en peligro de extinción y en su caso es especialmente crítico ya que se ha registrado que una sola tortuga caguama puede trasportar en su caparazón hasta 100 especies de animales y plantas marinas que dependen de ella para sobrevivir.

TORTUGA CAREY
Nombre científico: Eretmochelys imbricata.

Nombre común: Carey, parape,  hawksbill turtle.

Toruga Carey. Cortesía CICTMAR

Toruga Carey. Cortesía CICTMAR

La tortuga carey habita aguas tropicales poco profundas sobre substratos rocosos o coralinos, por lo general se consigue cerca de arrecifes de coral y sus nidos también suelen estar en playas rodeadas de coral. Posee una distribución amplia a lo largo del trópico, aunque rara vez alcanza densidades poblacionales altas y tiende a anidar solitariamente.

Esta especie es de tamaño mediano (con un caparazón que puede medir hasta 90 cm) y de colores que varían entre el amarillo y el pardo rojizo con manchas oscuras. La tortuga carey tiene un pico filoso en su alargada y estrecha cabeza que utiliza para alimentarse de esponjas marinas, caracoles crustáceos y peces. La carey, que suele pesar unos 80 kilos, anida cinco veces por temporada y deposita entre 120 y 160 huevos cada vez.

La principal amenaza para estas tortugas en peligro de extinción es el hombre que utiliza su caparazón y sus huesos para hacer prendas.

TORTUGA LAÚD

Nombre científico: Dermochelys coriácea.
Nombre común: cardón, tortuga negra, baúla, laúd, leatherback turtle.

Tortuga Laud. Cortesía Fundación Científica Los Roques

Tortuga Laúd. Cortesía Fundación Científica Los Roques

La tortuga laúd se caracteriza principalmente por ser la más grande de todas las especies (puede llegar a medir hasta 2 metros y a pesar unos 500 Kg.). Además, no tiene caparazón óseo sino un caparazón liso, flexible y cubierto de piel con pequeñas manchas blancas. La tortuga laúd vive en los océanos del mundo pero solo anida en los trópicos.

Según reportes de la WWF la tasa de mortalidad de las tortugas laúd llega a un elevado 30% y en el Océano Atlántico la cantidad de hembras reproductoras ha decrecido de 90.000 en el año 1982 a apenas 3.000 en la actualidad. Además de ser las de mayor peligro de extinción, las tortugas laúd son las más difíciles de criar en cautiverio porque su dieta consiste de medusas y calamares, lo cual implicaría criar también a estos animales para poder alimentarlas.  Afortunadamente las tortugas laúd anidan unas 6 veces por temporada y llegan a poner hasta 90 huevos por nido.

Todos somos responsables de mantener la vida de estos útiles y maravillosos seres que custodian nuestros mares y costas.

 

Share Button