ALERTA CON EL CARACOL GIGANTE AFRICANO

Share Button

Hablemos de un molusco que está haciendo estragos en Venezuela: el caracol gigante africano.

Siempre usar guantes o algún tipo de protección al manipular el caracol africano

!CUIDADO,NUNCA AGARRAR ESTE CARACOL SIN GUANTES,ES PELIGROSO!

Creemos que es importante conocer una especie que está dando mucho de qué hablar en Venezuela, porque representa una verdadera amenaza a la salud y a los ecosistemas donde se encuentra. Se trata del caracol gigante africano.

Estos animales, cuyo nombre científico es Achatina fulica, se han convertido en una plaga que ataca cultivos y otras especies como los caracoles criollos a los que se comen. También representan una amenaza contra los humanos a los que pueden transmitir enfermedades tanto de forma directa, si entran en contacto con ellos, o indirecta, consumiendo las cosechas infectadas con los parásitos que portan estos moluscos.

No es una plaga nueva, pero han recrudecido. La primera vez que se registró su presencia en Venezuela fue en 1997 y en Caracas, según comentan los biólogos Rafael Martínez-Escarbassiere y Enrique Martínez, quienes han hecho seguimiento científico a la evolución de esta plaga en el país.

Esta especie gigante no es autóctona de Venezuela y se presume que fueron importados ilegalmente para un proyecto comercial que no resultó.

Cuadro comparativo entre el caracol africano y nuestra guácara inofensiva

Además, supone un riesgo potencial para la salud humana pues pueden transmitir diversos parásitos que provocan enfermedades abdominales y  otros que producen meningitis eosinofílica.

Estos caracoles son fáciles de identificar. Son muchos más grandes que los criollos, llamados guácaras y que son, además, inofensivos para el ser humano. Los africanos miden, en promedio, entre diez y 15 centímetros, aunque pueden llegar a 20 centímetros. Además, tienen rayas blancas y de diversos marrones en sus conchas, por esos se les dice atigrados.

Lo que no debe hacerse es tener contacto directo con ellos. Para recogerlos, y eliminarlos, se sugiere envolver la mano en una bolsa plástica o en guantes desechables, meterlos en una bolsa de agua con cal e incinerarlos . Este método no ocasiona impactos sobre el medio ambiente ni sobre otros seres vivos. Las conchas de los caracoles muertos deben desecharse pues pueden ser depósitos temporales de agua de lluvia y convertirse en criaderos del zancudo transmisor del dengue.

Hasta ahora, ninguna fumigación ha dado resultado contra los caracoles africanos. De hecho, recomiendan no hacerla pues sólo puede agudizar la situación.

Ingeniero José Clavijo, Director del MIZA

Consultado sobre el tema, el entomólogo José Clavijo, director del Museo del Instituto de Zoología Agrícola (MIZA) de la Universidad Central de Venezuela, en Aragua, expuso que está considerada una de las 100 especies invasoras más peligrosas del mundo por alimentarse de un sinnúmero de plantas.

Clavijo detalló que los caracoles se suelen localizar cerca de casas y otras edificaciones donde se puedan alimentar de las plantas allí presentes, aunque su dieta también incluye flores, hojas y corteza. Son activos durante la noche, momento de la jornada en el que pueden ser vistos sobre diversas especies de plantas que haya en jardines, o incluso en malezas.

Como parte del proceso de control de la especie, la Gobernación de Miranda, a través de la Comisión de Ambiente, con el apoyo de la UNiversidad Simón Bolívar, desarrolló una aplicación web (http://caracol.cbm.usb.ve) en la que los ciudadanos pueden reportar la presencia de este molusco.

http://arbelaez.org/archives/4358

Share Button