Decrecimiento o mejor decir “eco-crecimiento”

Share Button

Planeta Vital: decrecimiento_op

En lo particular el término “decrecimiento” me resulta un tanto negativo, porque la vida tiende a crecer de manera natural, decrecer pareciera una contradicción en la naturaleza, me gustaría mas referirme a este movimiento como “crecimiento a conciencia” o “eco-crecimiento”. Vale decir, que esta tendencia se vincula generalmente a la base para desarrollar la “Ecología Política”.

En todo caso, lo mas importante es conocer algo del origen de esta propuesta, sus postulados y especialmente la filosofía en la que se basan sus principios éticos, en este mundo cada vez mas consumista, pero que también advierte lo cerca que está del abismo si no reconoce la necesidad de respetar la finitud de los recursos naturales.

Foto: Marisela Valero

Foto: Marisela Valero

Un poco de historia

En 1971 el economista americano de origen rumanés, Nicholas Georgescu-Roegen(1906-1994) publicaba una investigación The entropy law and the economic processsobre la relación entre la física, la economía y la ecología en la cual mostraba la contradicción de la teoría económica del crecimiento mostrando que sólo el decreciente, es factible en el mundo finito que es la realidad de nuestro planeta. Este economista, que se considera el padre de la llamada bioeconomía, ha sido olvidado por la ciencia económica actual. Sus obras aportan las claves de esta intuición sobre la necesidad de afrontar como nuevo enfoque no el crecimiento sino el decrecimiento. Encontramos raíces de su pensamiento en John Stuart Mill y su maestro, Joseph A. Shumpeter (1883-1950) que ya planteaba lo que el llamaba la “destrucción creativa”.

Este video nos acerca al concepto del decrecimiento y nos muestra nuestra ecodependencia.

Tendencias actuales

Hoy el Institut d’études économiques et sociales pour la décroissance soutenable recoge la herencia ideológica de Nicholas Georgescu-Roegen y profundiza en el decrecimiento como una filosofía de estos nuevos tiempos. El decrecimiento no es una teoría económica sino una consecuencia inevitable de las leyes de la entropía aplicadas a nuestra realidad vital. Vivimos en un planeta finito y con una determinada capacidad para asimilar los procesos vitales de las especies que alberga.

Es notoria la desaparición de especies en estos últimos años, cada vez con mayor rapidez, así como también los efectos del cambio climático se hacen tan evidentes que resulta imposible no percatarse de la necesidad de hacer cambios en la forma de abordar nuestra acción en la naturaleza.

Joachim Spangenberg

Joachim Spangenberg

Uno de los profesionales que mas  ha debatido sobre estos temas es Joachim Spangenberg,  doctor en Ciencias Económicas,  graduado también en Ecología y Biología. Actualmente es investigador en el departamento de Ecología de la Comunidad en el Centro Helmholtz de Investigación Medioambiental UFZ de Halle (Leipzig), y es vice-director de la Sustainable Europe Research Institute SERI en Köln, trabajó para el Wuppertal Institute y dirigió un proyecto llamado «Towards Sustainable Europe» («Hacia la Europa Sostenible»).

En una entrevista que le hace Marta Jofra Sora, Spangenberg dice:  “Suficiencia es todo lo que tiene que ver con cuánto es suficiente. Es divertido cuándo le pregunto a la gente «¿Necesitas más que lo suficiente?». Todos me contestan «Pues claro que no». Luego les pregunto: «Si no necesitas más que lo suficiente, ¿por qué es tu «suficiente» de mañana siempre mayor que tu «suficiente» de hoy?». Este es uno de los problemas que tenemos, la demanda siempre crece”.

Y finalmente nos deja esta reflexión: “Para mí, lo más importante es desplazar el foco de un debate sobre los impactos a un debate sobre las fuerzas impulsoras del crecimiento. No podemos seguir debatiendo los efectos negativos de las burbujas de agua caliente sin preguntarnos qué es lo que mantiene la olla en ebullición. Esto nos lleva a un debate sobre las políticas de crecimiento y los intereses detrás de las mismas: y con toda la razón, mucho peor que el crecimiento económico es el impacto de las políticas de crecimiento”.

Planeta Vital: mafalda-cuidado-tierra

En definitiva, el movimiento del decrecimiento advierte y demuestra que el llamado desarrollo sostenible se ha convertido en un concepto que tiende a confundir,  porqué nos impide, como si de un espejismo se tratara, reconocer que nos estamos introduciendo en el desierto estéril que queda tras nuestros pasos tanto en el Norte como el Sur.

Este no es un camino fácil porque toca muchos intereses políticos y económicos, e incluso es usado por muchos gobiernos para justificar medidas populistas, en nombre de la “salvación del planeta”, sin embargo, en esencia, el decrecimiento no pretende más que favorecer la reflexión para empujar a la humanidad hacia una verdadera democracia ecológica. Una ideología digna de pensar en ella, porque como decía Gandhi, “quizás debemos vivir de forma más simple para que simplemente los demás puedan vivir”. El movimiento del decrecimiento aunque va más allá comparte el espíritu del movimiento de la simplicidad voluntaria.

Marisela Valero H.

Fuente: http://www.absolum.org/eco_decrecimiento.htm

Mas información http://www.ecologiapolitica.info/ep/35.pdf

Share Button