Ciudades resilientes Vs desastres naturales

En Planeta Vital hemos tratado en varias ocasiones el tema de la resiliencia como un factor muy importante de la Ecología Psicosocial.

Hoy celebramos como venezolanos el reconocimiento que hace la ONU al Alcalde del Municipio Chacao de Caracas, Emilio Graterón como “Champion Leader”, por su destacada actuación en la incorporación de la gestión ambiental y de riesgos a la Cultura Ciudadana.

Afiche de la Campaña

Ricardo Mena Speck, Jefe de la Oficina Regional Las Américas de las Naciones Unidas para la Reducción del Riesgo de Desastres, entregó  el reconocimiento a Graterón y aprovechó la ocasión para realizar el lanzamiento oficial de la campaña “Desarrollando Ciudades Resilientes” en el país.

“La inversión en control de riesgos y gestión ambiental no siempre es comprendida porque no es visible, pero está comprobado que en estos tiempos en que aumentan considerablemente los desastres naturales, debido a la alta concentración de personas en zonas vulnerables y la escasa atención al tema por parte de las autoridades públicas, es la inversión más necesaria para evitar pérdidas humanas y económicas”, señaló Ricardo Mena.

Simulacro de desalojo efectuado en Chacao. Cortesía de Entrevecinos

El Alcalde de Chacao en su discurso agradeció a todo el equipo del Instituto de Protección Civil de Chacao y a todas las dependencias de la Alcaldía por el esfuerzo y la cooperación entre todos para lograr que la gestión de riesgo sea un tema integrado a todas las acciones y políticas públicas locales. Así mismo se refirió al enorme compromiso que significa este galardón para seguir mejorando la capacidad de respuesta ante desastres en el Municipio.

¿De dónde surge esta campaña “Desarrollando Ciudades Resilientes”?

embedded by Embedded Video

YouTube Direkt

El Marco de Acción de Hyogo 2005-2015: Aumento de la resiliencia de las naciones y las comunidades ante los desastres (MAH), fue aprobado por los Estados miembros de las Naciones Unidas en 2005, y desde entonces ha servido de guía para las políticas nacionales y las organizaciones internacionales en sus esfuerzos por reducir substancialmente las pérdidas ocasionadas por las amenazas naturales. Este marco de acción es completo y aborda la función de los Estados y de las organizaciones regionales e internacionales de hacer un llamado a la sociedad civil, representantes del ámbito académico, organizaciones de voluntarios y sector privado para que aúnen esfuerzos en este sentido. Promueve la descentralización de la autoridad y de los recursos para impulsar la reducción del riesgo de desastres a nivel local.

El resultado que pretende alcanzar el Marco de Acción de Hyogo es reducir significativamente las pérdidas causadas por los desastres, en términos de vidas y bienes sociales, económicos y ambientales en las comunidades y países. Las cinco prioridades del MAH son:

1. Desarrollar capacidad institucional: Garantizar que la reducción del riesgo de desastres sea una prioridad nacional y local que cuenta con una sólida base institucional para su aplicación.

2. Conocer sus riesgos: Identificar, evaluar y monitorear los riesgos de desastre y mejorar los sistemas de alerta temprana.

3. Incentivar la comprensión y la concientización pública: Haciendo uso del conocimiento, la innovación y la educación, incentivar una cultura de seguridad y resiliencia en todos los niveles.

4. Reducir el riesgo: Reducir los factores básicos de riesgo a través de medidas de planificación territorial, ambiental, social y económica.

5. Prepararse y estar listo para actuar: Fortalecer la preparación en caso de desastre para asegurar una respuesta eficaz en todos los niveles.

¡Mi ciudad se está preparando! Actuemos ya.

Para aumentar el compromiso entre los responsables locales de la toma de decisiones y los líderes urbanos, la UNISDR y sus organizaciones socias pusieron en marcha en 2010 la Campaña Mundial “¡Desarrollando ciudades resilientes – ¡Mi ciudad se está preparando!

Los objetivos de la campaña son aumentar la comprensión y fomentar el compromiso de los gobiernos locales y nacionales para que la reducción de riesgos y la resiliencia a los desastres y al cambio climático sean una prioridad de sus políticas, y valerse del Marco de Acción de Hyogo para abordar más de cerca las necesidades locales.

La Campaña abarca una creciente red global de ciudades, provincias y municipios comprometidos, de diversos tamaños, características, perfiles de riesgo y ubicaciones, que pueden ayudar y aprender el uno del otro, fomentar el conocimiento, y transmitir conocimiento especializado y destrezas así como apoyo técnico para alcanzar el objetivo de generar resiliencia.

Huracán Katrina

Actualmente, más de la mitad de la población mundial vive en ciudades por lo que lograr que nuestras ciudades sean más seguras es un reto a largo plazo que podemos alcanzar. Las ciudades son los motores de crecimiento de un país con sistemas y capacidades de gobernanza dinámicos. A lo largo de la historia, los desastres han perturbado la vida en las ciudades. El clima extremo y cambiante, los terremotos y las emergencias provocadas por las amenazas inducidas por el hombre cada vez más están ejerciendo presión en la población y en la prosperidad de las ciudades.

El mensaje es: la resiliencia y la reducción del riesgo de desastres deben formar parte del diseño y estrategias urbanas para lograr un desarrollo sostenible. Se necesitan alianzas sólidas y una amplia participación.

Los gobiernos locales tienen un estatus de primera línea en la respuesta a los desastres, a veces con amplias responsabilidades pero con capacidades limitadas para ejercerlas. Están también al frente cuando se trata de anticipar, gestionar y reducir el riesgo de desastres, al igual que en la creación o la puesta en marcha de sistemas de alerta temprana, y en el establecimiento de estructuras de gestión de crisis/desastres específicos. En muchos casos, se hace necesaria una revisión de los mandatos, responsabilidades y asignaciones de recursos para aumentar las capacidades de los gobiernos locales con el fin de responder a estos desafíos.

Para entender que los desastres “no son naturales” es importante considerar los elementos del riesgo. El riesgo es una función de la amenaza (un ciclón, un terremoto, una inundación, o un incendio por ejemplo), la exposición de la población y sus bienes a la amenaza, y de la situación de vulnerabilidad a la que se expone la población y sus activos.

Estos factores no son estáticos y se pueden mejorar, dependiendo de la capacidad institucional e individual de hacer frente y/o de actuar para reducir el riesgo. Los modelos sociales y ambientales de desarrollo pueden aumentar la exposición y la vulnerabilidad, por lo tanto pueden agravar el riesgo.

¿Por qué están en riesgo las ciudades?

Las ciudades y las zonas urbanas están compuestas por densos y complejos sistemas de servicios interconectados; y como tal, hacen frente a un creciente número de problemas que contribuyen al riesgo de desastres. Se pueden aplicar estrategias y políticas para atender cada uno de estos problemas, como parte de una visión más general para hacer que las ciudades de todo tamaño y perfil sean más resilientes y más habitables.

Ver más: www.unisdr.org/hfa12 Desarrollando ciudades resilientes

http://www.unisdr.org/files/26462_manualparalideresdelosgobiernosloca.pdf