Ludwick Marishane nos invita a una ducha sin agua

 Hoy en día, una de cada tres personas del mundo no dispone de agua suficiente para satisfacer sus necesidades diarias.

A nivel mundial, el problema está empeorando con el crecimiento demográfico y de las ciudades, con el aumento de las necesidades de agua en la agricultura, la industria y los hogares.

Según datos de la Organización Mundial de la Salud  en 2025, cerca de 200 millones de personas vivirán en países o en regiones donde la escasez de agua será absoluta y los recursos hídricos por persona estarán por debajo de los 500 metros cúbicos anuales recomendados para que una persona pueda llevar una vida sana e higiénica.

Ganadores del GSEA 2011, en el centro nuestro héroe Ludwick Marishane

El nombre de  Ludwick Marishane ha estado sonando estos días en la Red 2.0 justamente porque encontró una respuesta creativa, efectiva y solidaria a los problemas relacionados con el buen uso del agua, un invento con el que ganó el premio al Estudiante Empresario del Año en 2011, se trata del DryBath, que en español se traduciría como “baño seco”.

Campeón Mundial de los Premios GSEA 2011

Ludwick Marishane vive en Sudáfrica, es un estudiante universitario que,  quizás no sabe las cifras exactas, ni los datos estadísticos completos,  pero si sabe que cada vez que nos duchamos desperdiciamos entre 17 y 30 litros de agua por minuto y también ha escuchado sobre la desesperación que se siente cuando se llega a casa cansado y sudado y al abrir la llave de la ducha sólo se escucha un pequeño sonido de aire…y nada más, en esos lugares donde el agua es artículo de lujo.

 Cuentan que a Marishane se le encendió la chispa cuando escuchó a un amigo gritando”¿Por qué alguien no inventa algo que podamos poner sobre la piel y nos evite el baño?”, en un frío día del invierno austral. El ahora estudiante de cuarto año de Comercio comprendió que aquella incomodidad de su compañero podría cambiar el destino de muchas personas en su país y en otras regiones, donde la escasez de agua es la mejor aliada de la muerte.

Marishane pasó seis meses estudiando, investigando y buscando información, hasta que al fin pudo obtener la fórmula para el primer gel de baño que requiere muy poca agua para su aplicación, elimina gérmenes e hidrata la piel. Su invención puede beneficiar lo mismo a comunidades de países en desarrollo afectadas por la escasez del vital líquido, que a personas con mayores recursos en busca de alternativas para su higiene diaria.

DryBath saltó rápidamente de la mesa de trabajo a la realidad de una empresa que ha comercializado ya más de 162.000 bolsitas del producto. Headboy Industries Inc. vende el gel a empresas que pagan 1,50 dórales por cada unidad, lo cual permite financiar la distribución en comunidades vulnerables por solo 50 centavos.

Este joven sudafricano, ahora empresario, considerado por Google dentro del grupo de las 12 inteligencias jóvenes más brillantes del mundo, aspira a que DryBath sea adquirido por ejércitos, hoteles, líneas aéreas y otros servicios de la industria turística. La expansión de esos negocios provocará el descenso del precio en el mercado al detalle y, por tanto, ampliará el acceso de las personas con bajos recursos.

Imaginemos pronto los comerciales: “a darse su baño seco diario con Drybath”, pero sobre todo, veamos con esperanza cómo la inteligencia se pone cada vez más a favor de nuestro planeta, nuestro único hogar.

Fuentes :

Yahoo Noticias

http://afriversity.blogspot.com/2010/10/afripreneur-ludwick-marishane-makes-us.html

http://www.gsea.org/