ANGEL GUARDIAN DE LOS BOSQUES

Share Button

MIRAMUNDO por Gabriel Rumor

Matthew Hansen es elogiado por la revista NATURE entre los más importantes guardabosques mundiales por su iniciativa de utilizar mediciones satelitales en la elaboración de los primeros mapas de alta resolución que revelan los rincones del planeta, como Indonesia o el Brasil, donde la deforestación avanza de manera espeluznante.

Mathew Hansen

Mathew Hansen

Sobre todo porque, contrario a la actitud de algunos especialistas, el científico de la Universidad de Maryland ofrece la información online de manera gratuita para permitir que  ONG´s ecológicas en Perú, el Congo y en muchas otras naciones,  compañías y, en general, cualquier persona interesada, sea capaz de monitorear actividades ilícitas de tala y minería que cada año borran millones de hectáreas de la faz del planeta.

Es una labor no exenta de críticas. Por ejemplo, de quienes indican que confundir la destrucción de los bosques con su explotación controlada tiende a distorsionar el alcance del problema, o se preguntan si los satélites pueden captar la pérdida de masa vegetal y el crecimiento de forma suficientemente precisa como para determinar el grado en que los países respetan sus compromisos internacionales.

Un mapa satelital de Hansen

Un mapa satelital de Hansen

Otros apuntan a que algunos bosques muy secos en zonas de Africa y Sudamérica tienen una cubierta forestal relativamente rala y podrían no alcanzar nunca el dintel que Hansen utiliza para definir qué es un bosque, así que el cambio no quedaría registrado cuando esas áreas sean afectadas; y que los satélites tienen grandes dificultades para captar el incremento de las zonas boscosas porque la señal de los árboles que crecen es mas sutil que la de aquellos que desaparecen

El interés de Hansen es hasta cierto punto sorpresivo, porque creció en Indiana entre granjeros, lejos de los árboles, pero le impactaron sus paseos por los escasos bosques de la región, evocadores del reino silvestre del Señor de los Anillos, y, aunque estudió ingeniería eléctrica y después leyes, no cejó en su pasión y la reafirmó cuando, muy joven, fue enviado a la república africana de Zaire, hoy Congo, con el Cuerpo de Paz.

Al regreso, para encauzar su afición por la cartografía, se inscribió en la Universidad de Carolina del Norte, obtuvo maestrías en geografía e ingeniería civil y consiguió un empleo en la Universidad de Maryland en 1994.

Desde entonces y mientras recibía un PhD en 2002, ha estado mapeando el globo mediante satélites con el único objetivo de visualizar la impronta humana, escribiendo programas para identificar los diversos tipos de vegetación, desde las coníferas boreales a las plantaciones de palmas, procurando la máxima fidelidad al escoger al azar lugares en el GPS que visita luego junto a sus colegas para confirmar la veracidad de sus mediciones.

 Espectroradiometría de la NASA sobre impacto de agricultura en los bosques

Espectroradiometría de la NASA sobre impacto de agricultura en los bosques

En la tarea le han sido de ayuda invalorable los avances tecnológicos, combinando los sensores espaciales con el procesamiento en tierra por computación. Sobre todo mediante instrumentos de espectroradiometría de la NASA de un nivel de  resolución insólito que permitieron a Hansen y su equipo denunciar que la pérdida de casi la mitad de la selva tropical húmeda entre 2000 y 2005 había ocurrido apenas en el solo Brasil y así ayudaron a las autoridades de este país  a emplear presiones fiscales, reforzar la legislación y apelar a otra clase de recursos para reducir sustancialmente la deforestación amazónica

El éxito –refiere NATURE- estimuló a Hansen, aunque los resultados fuesen menos glamorosos en otros países tropicales donde la demanda de productos como el ganado, la soya y el aceite de palma son incentivos poderosos para devastar los bosques tropicales. Pero, acicateado por la experiencia brasileña,  sueña con expandir su técnica al contexto general de los trópicos y después al globo en su totalidad, procesando registros en Perú, donde las autoridades aprovecharon sus datos para clausurar una explotación minera ilegal, el  Congo y regiones de Indonesia.

Satélites Sentinel-2 de la Agencia Espacial Europea

Satélites Sentinel-2 de la Agencia Espacial Europea

Gracias a los satélites Sentinel-2 de la Agencia Espacial Europea, con una resolución de hasta diez metros, que le permitirán una actualización más frecuente, aspira incrementar la alarma ante el panorama aterrador de forestas inmensas que sucumben sin cesar bajo la rapacidad humana, porque, como Hansen afirma, nuestra huella es infernal y, quizás, haciendo accesible a cualquiera las imágenes espaciales, se introducirá siquiera un poco de orden en el caos planetario.

Caracas, abril 2017

Share Button