RECICLANDO LAS FRITURAS

Share Button

MIRAMUNDO por Gabriel Rumor

En Ginebra, la empresa Leman BioEnergie proporciona una segunda vida al aceite de las frituras desechado por los restaurantes, reciclándolo como combustible.

Convertir el aceite en combustible

Convertir el aceite en combustible

Nada se pierde, todo se recupera, proclama la TRIBUNE DE GENEVE, en la operación que permite reducir hasta en una tercera parte las emisiones de CO2 de los vehículos con motor diesel, porque, al contrario de los biocarburantes extraídos de la colza, el maíz o la remolacha, su producción no implica sustraer terrenos a la agricultura ni provoca los efectos colaterales que trae aparejado el uso de productos fitosanitarios, abonos y maquinarias contaminantes y como está libre de impuestos cuesta alrededor de diez céntimos menos de franco que el diesel convencional.  

Procesamiento del aceite para transformarlo en combustible

Procesamiento del aceite para transformarlo en combustible

Y para colmo de bendiciones, se trata de una producción absolutamente local, destinada al consumo regional porque, como precisa el patrón de la empresa, el beneficio ambiental quedaría anulado si hubiese que transportarla por carretera a más de 400 kilómetros.

Leman Bio Energie es una filial del grupo Helvetia Environnement, con sede en Carouge, propietaria también de la compañía recolectora Transvoirie cuyos camiones se mueven, por supuesto, con biodiesel y se ocupan de recuperar el aceite usado por más de un millar de restaurantes en los cantones de Ginebra y Vaud, muy contentos desde luego de que alguien los libere gratuitamente de esa  basura fastidiosa. 

Distribución de los centros de reciclaje de aceite

Distribución de los centros de reciclaje de aceite

El producto tiene aún que vencer a ciertos obstáculos porque debe mezclarse a menudo con diesel para neutralizar su mayor corrosividad que obligaría a someter al vehículo a modificaciones en el motor.

Además, no soporta las bajas temperaturas, congelándose cuando el termómetro llega a cinco centígrados bajo cero, así que los 180 camiones de la flota Transvoirie lo emplean puro a partir de la primavera y lo mezclan con biodiesel en el gélido trimestre invernal para permitir su funcionamiento hasta menos quince centígrados. 

Compañía recolectora Transvoirie

Compañía recolectora Transvoirie

En definitiva, su expansión plena pasará por superar la competencia del biodiesel de procedencia extranjera y los obstáculos técnicos que hasta ahora han desanimado a los clientes potenciales.

Varsovia, mayo 2017

Share Button