Morir a la moda

Share Button

MIRAMUNDO por Gabriel Rumor

El boom de la incineración, impulsado por el visto-bueno de la iglesia católica, ha transformado el último suspiro en un lucrativo negocio con ribetes de kitsch, con fuegos artificiales, diamantes confeccionados con nuestras cenizas y urnas en forma de ositos de peluche, escribe Ettore Livini en La Reppublica romana.

Ahora, de verdad verdad, podemos ascender al cielo, pasajeros en un globo – verde, amarillo, azul o rojo según el gusto- o desparramarnos sobre nuestros amigos, cuando estalla el cohete propulsor, en una cascada de colores esplendorosos.

Business is Business y la cremación está en auge porque es más ecológica y económica. Es preferida por casi un cien por ciento de los japoneses, por un  85% de los suizos y un 55% de los estadounidenses, e incluso en Italia, tan conservadora en cuanto a los ritos religiosos, el último dato disponible revela que el horno consumió en 2013 más del 18.4% de los difuntos.

Eternal Ascent

Eternal Ascent

 En la Bota sigue siendo estricto el marco legal, más no así en el ámbito anglosajón, con el resultado de un negocio floreciente. Porque el vuelo en globo que ofrece la empresa Eternal Ascent cuesta entre 900 y 2 mil dólares, que incluyen  hasta la filmación de la ceremonia en que las cenizas son visibles durante un cuarto de hora, hasta desaparecer en el cielo y estallar a una altura de siete kilómetros.

En Marina del Rey, California, la operación es más costosa –entre 4 y 5 mil dólares- porque las cenizas son disparadas en la noche desde un yate y regresan sobre los deudos reunidos en la playa, en un inolvidable espectáculo pirotécnico.

Celestis

Celestis

Los más exigentes son transportados, aunque sólo pocos gramos, por Celestis, en una pequeña cápsula a bordo de un cohete espacial, por cinco mil dólares; el precio se eleva a 12.500 si queremos llegar a la Luna y, para los más ambiciosos, por 40 mil se reserva un sitio en el Voyager para alcanzar el límite del sistema solar.

La ley de oferta-demanda, agrega Livini, ha creado productos para todos los gustos y los amantes del mar pueden solicitar que Eternal Reef los deposite en las profundidades de la Florida, para alimentar corales y peces tropicales.

Eternal Reef

Eternal Reef

Y en cuanto a las urnas, las hay que mezclan las cenizas con compuestos orgánicos y semillas de una planta que crecerá gracias a los despojos; en Amazon, a un precio ridículo, está disponible el modelo Peter Pan, para sepultar a los eternos adolescentes en las entrañas de un tierno panda de peluche, y quien desea portar consigo al amado para siempre, puede regalarse un anillo de diamante azul fabricado por Life Gem con sus cenizas.

Life Gem

Life Gem

Pero, desde luego, el último grito de la moda, según el colega romano, lo ha puesto la compañía Myholysmoke.com, lanzada en Alabama por una pareja de policías retirados, a quienes basta con enviar las cenizas del difunto para recibirlas de vuelta, mezcladas con pólvora, en un estuche de 250 proyectiles; para salir de cacería, portarlas en la cartuchera o disparar al aire si la ceremonia se torna demasiado aburrida…

Caracas, enero 2016.

Share Button