La Biodanza como fuente de vida y bienestar

Share Button

¿Han escuchado hablar de la Biodanza?

La Maestra de Biodanza Myrna Rondón, sonriente como siempre y en sintonía con la naturaleza.

La Maestra de Biodanza Myrna Rondón, sonriente como siempre y en sintonía con la naturaleza.

Como una forma de colaborar con la disminución del estrés y la angustia de estos tiempos, tenemos como invitada para el programa de este próximo fin de semana a Myrna Rondón, excelente maestra de Biodanza, quien nos acercará a esta disciplina para descubrir todos sus efectos positivos en la salud y el bienestar, en armonía con el movimiento de la naturaleza y la vida.

Junto a María Julia Sánchez, mantienen una actividad creativa y permanente de Sesiones y Talleres en el Parque ARUFLO, de La Floresta, en el Municipio Chacao, en Caracas, pero también se trasladan a los lugares donde sean invitadas.

Maria Julia Sánchez, Maestra de Biodanza, compañera de Myrna Rondón en Biodanza Caracas

Maria Julia Sánchez, Maestra de Biodanza, compañera de Myrna Rondón en Biodanza Caracas

Recuerden sintonizar el programa este sábado a las 2:30 y 9:30 pm y el domingo a las 10:30 am, por www.unionradio.net y canal 980 Directv.

Myrna nos comenta que la Biodanza es un sistema de desarrollo humano en el cual tres elementos fundamentales se conjugan para inducir importantes modificaciones existenciales que nos conducen a la salud, al bienestar, a la alegría de vivir, y a la íntima y conmovedora sensación de estar plenamente vivos.

Compartiendo sentimiento y movimiento. Foto cortesía Myrna Rondó

Compartiendo sentimiento y movimiento. Foto cortesía Myrna Rondó

Estos elementos son: la música, lenguaje universal de comprobados efectos a nivel neurofisiológico, la danza, como movimiento de vida que emerge de lo más íntimo del ser, y el encuentro humano, detonante de procesos integradores cuando se produce en un entorno afectivo de confianza y auténtica comunicación.

El término Biodanza alude a la “Danza de la Vida” y proviene del prefijo “BIO” que significa VIDA; y “DANZA”, como movimiento lleno de sentido.

Biodanza busca restituir la prioridad de la experiencia del cuerpo en movimiento y de la sensibilidad como vía de acceso al desarrollo evolutivo y a la sabiduría, antes que el lenguaje y el pensamiento. Despertar, a través de la danza y el encuentro, la arcaica función de conexión a la vida. Experimentar y manifestar en la piel el misterio indescriptible de ser naturaleza. Esa pulsación que está en las olas del mar, en los vientos y en las hojas de los árboles, danza en todos nosotros.

Sesión de Biodanza. Foto cortesía de Myrna Rondón

Sesión de Biodanza. Foto cortesía de Myrna Rondón

Son muchos los beneficios que la práctica regular de Biodanza puede ofrecernos:

Fortalece el sistema inmunológico, generando estado de salud crónicos.

Disuelve las tensiones motoras.

Refuerza la autoestima y la valoración del propio cuerpo.

Despierta la alegría de vivir.

Nos ayuda a encontrar nuevas motivaciones existenciales.

Promueve el reconocimiento de la propia identidad y de la capacidad de poner límites que favorezcan el propio crecimiento.

Sesión de Biodanza. Cortesía de Myrna Rondón

Sesión de Biodanza. Cortesía de Myrna Rondón

Estimula la creatividad existencial, asumiendo que la obra máxima que cada ser humano puede realizar es ser artífice de su propia existencia.

Estimula el movimiento integrado y refuerza la conexión con la energía vital, lo que genera renovación orgánica y rejuvenecimiento.

Nos ayuda a encontrar “nuestro lugar en este mundo”.

Restituye nuestra capacidad de venerar la vida, en nosotros mismos, en los otros y en el planeta.

Soltando el cuerpo. Foto cortesía de Myrna Rondón

Soltando el cuerpo. Foto cortesía de Myrna Rondón

Despierta la conciencia ética y ecológica.

La Biodanza, practicada con regularidad durante algún tiempo, potencia la expresión auténtica de la identidad, sana y rehabilita a nivel existencial.

¿Quién fue el creador de la Biodanza?

El creador de la Biodanza, Rolando Toro.

El creador de la Biodanza, Rolando Toro.

En los tempranos años 60, Rolando Toro Araneda, nativo de Concepción, Chile, Psicólogo, Antropólogo, poeta y pintor chileno, comenzó a aplicar la danza con un abordaje terapéutico a los pacientes del Hospital Psiquiátrico de la Universidad de Chile, donde él se desempeñaba como docente.

Sus investigaciones clínicas lo llevaron a concluir que la música, la danza y el encuentro, tenían un extraordinario poder curativo capaz de modificar estados físicos y emocionales. Estas investigaciones fueron dándole forma a lo que diez años después llamaría Biodanza.

Vivió sucesivamente en Chile, Argentina, Brasil e Italia. Hasta su muerte, en su Chile natal en Febrero de 2010, continuó trabajando en sus investigaciones y expandiendo la Biodanza en el mundo, que hoy en día se practica en toda América Latina, Europa, Estados Unidos, Canadá, África del Sur, Japón y Nueva Zelanda.

 

Share Button