Estudiantes venezolanas ganaron la VIII Bienal Iberoamericana de Arquitectura y Urbanismo

Share Button

Aguas mecánicas. La ciudad de la lluvia es el poético nombre del proyecto ganador.

Por Daniel González Cappa.

El acceso al agua es un derecho fundamental para todo ser humano en el planeta. Pero más importante todavía es la concientización de su uso responsable, especialmente si la labor proviene del talento joven venezolano.

Los estudiantes de la Universidad Simón Bolívar (USB) saben esto. Y es por ello que este fin de semana en Unión Radio Cultural 90.3 FM, www.unionradio.net y canal 980 de Directv compartimos la experiencia de las jóvenes usebistas ganadoras del Taller del Agua de la VIII Bienal Iberoamericana de Arquitectura y Urbanismo.

El proyecto Aguas mecánicas. La ciudad de la lluvia fue elaborado por las estudiantes de Arquitectura de la USB Josymar Rodríguez, Yanfe Pedroza, Yoryelina Moreno, Katherine Fernández y Gabriela Hernández, en conjunto con los profesores Eumilis Arellano, Béla Kunckel-Fényes y Yacira Blanco. Juntos crearon una propuesta de viviendas sociales que hicieran un uso responsable del agua, estando ubicadas en medios con una fuerte presencia o ausencia de este elemento (delta, marisma, pantano, oasis, isla o archipiélago).

La sorpresa les llegó a estas jóvenes que, con tan solo edades comprendidas entre los 21 y 24 años, lograron colocarse en el primer puesto de 50 proyectos iberoamericanos, incluyendo otros dos venezolanos, que participaron en la VIII Bienal, que también obtuvieron menciones especiales.

De izquierda a derecha: las ganadoras de la VIII Bienal Yoryelina Moreno, Josymar Rodríguez y Gabriela Hernández

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Aprovechar los recursos de Caracas.

El equipo ganador nos relata que el sistema actual que se utiliza para nutrir a Caracas de agua se encuentra a 150 kilómetros al sur de la capital venezolana. Es la fuente de agua dulce más cercana represada y posee fallas de estructura. Existen otras opciones, como tomar el líquido del mar Caribe y someterlo a un proceso de desalinización antes de subirla por el parque nacional Waraira Repano.

Gabriela y Josymar nos relatan que ante esta realidad, contando con la orientación de sus profesores, el intercambio con sus compañeros del Taller del Agua y al contemplar la ciudad, abrieron la imaginación y buscaron nuevas posibilidades de obtener fuentes naturales y limpias.  Fue así como percibieron como una verdadera posibilidad, el aprovechar las aguas de las lluvias que alimentan el sistema de quebradas que descienden por las montañas, justo antes que lleguen a las zonas habitadas. Es una opción que utilizaban las haciendas caraqueñas del siglo XIX pero que ha sido olvidada en el tiempo y que resulta un desperdicio, ya que las aguas que bajan por las montañas son limpias pero se contaminan por la acción humana o cuando llegan hasta el río Guaire.

Y es por ello que las usebistas idearon unos acueductos que se desprenden de las represas ubicadas en las montañas junto con una línea de suministros ubicada a 945 metros por encima del nivel del mar, muy cercana a la altura de la Cota Mil; haciendo un recorrido hasta el sur de Caracas mientras suministra el agua a los edificios del alrededor y a tanques ubicados en zonas estratégicas.

La idea recuerda a los acueductos que utilizaba el Imperio Romano en la Edad Antigua dice Yoryelina. Eran estructuras aéreas que surtían de agua a toda la ciudad de manera eficiente y que hasta la actualidad se encuentran en buen estado y pueden ser utilizados.

La propuesta ganó por “la reflexión crítica que aporta de la ciudad desde el uso urbano del agua, por la escala y dimensión territorial que aborda el proyecto, y por la propuesta creada desde la captación, distribución y disposición final, junto con una enorme creatividad y una calidad expresiva sobresaliente”, según expresó el jurado del “Taller del Agua” conformado por Albert Cuchí, Carlos Morales y Pablo Beitía.

Por su parte, Béla Kunckel-Fényes, uno de los profesores que orientaron a las estudiantes, manifestó su contento por el proyecto, que “no solo evidencia un problema, sino que también lo resuelve de una manera maravillosa”.

Proyecto académico

Pese a su fin académico, las estudiantes no descartan que Aguas Mecánicas. La ciudad de la lluvia sea un proyecto que pueda salir del campus universitario y transformarse en realidad con el incentivo necesario y mejorar así el acceso del agua para la ciudad de Caracas.

Aguas mecánicas. La ciudad de la lluvia será presentado formalmente en el catálogo y la exposición de la VIII Bienal en septiembre próximo en Cádiz, España. Las autoras estarán allí. Invitamos a las empresas y a los entes gubernamentales para que las apoyen. Pueden comunicarse con ellas a través de los teléfonos 04123926006 (Gabriela Hernández), 04242544580 (Yoryelina Moreno) o a través de los correos electrónicos gaby.hernandezg@gmail.com,                            josymarodriguez@gmail.com o yoryelinamoreno@gmail.com.

Share Button