Bio Bus: Energía alternativa con caca humana

Share Button

 MIRAMUNDO Gabriel Rumor

El Bio-Bus se paseó esta semana por las calles de Bristol, impulsado con gas extraído de desechos humanos, sin alterar con algún olor desagradable la flema de los habitantes de la ciudad portuaria al sudoeste de Inglaterra.

Bio Bus al servicio de la población

Bio Bus al servicio de la población

A bordo viajaba un enviado especial del Guardian londinense, con la nariz alerta para detectar cualquier efluvio inconveniente, que salió sorprendido y satisfecho con el funcionamiento del aparato a base de caca purificada y enriquecida hasta formar una fuente de energía super-limpia.

Es una de las numerosas iniciativas con que Bristol aspira ser reconocida como la Capital Verde Europea del año 2015, pero tendrá que superar la limitación que hasta ahora obliga al bus de GENEco a regresar a los depósitos de la vecina localidad de Avonmouth para repostar su tanque.

Bio bus

Bio bus

El olor del biometano es casi indiferenciable del gas natural de origen fósil que se emplea en el Reino Unido, aunque proviene de otra fuente por un proceso de digestión anaeróbica mediante el cual, en ausencia de oxígeno, los microorganismos transforman detritus humanos y restos de comida para generar un biogás rico en metano, que a renglón seguido se limpia de CO2 y otras impurezas.

2phpeskp1j

El resultado es que el  vehículo emite menos gases invernadero que un motor diesel convencional y está libre casi completamente de partículas dañinas.

Es una tecnología que se utiliza ya en un centenar de autobuses en Oslo, la capital noruega, pero la compañía GENeco  se plantea su extensión a la red nacional británica de gas, a un ritmo de dos mil metros cúbicos por hora, suficiente para atender 8.300 hogares.

Bio bus, cargando combustible

Bio bus, cargando combustible

El público, dice el matutino, ha recibido con entusiasmo la iniciativa, aunque expresa dudas sobre su éxito en el largo plazo porque, según algunos, Bristol ha sido pródiga en excelentes ideas. Como el Hydrogenesis, un ferry revolucionario movido con hidrógeno, que operó durante seis meses hasta que las autoridades recortaron el presupuesto y lo dejaron oxidarse en el puerto.

Varsovia, mayo 2015

Share Button