¡BIENVENIDA, DOÑA ABEJA!

Share Button

miramundopor Gabriel Rumor

Aunque el balance haya sido mediocre este año, la Tribune de Geneve informa que la apicultura urbana en Suiza sigue avanzando y el colmenar Bees4you, ubicado desde 2012 en el Centro Internacional de Conferencias sobre el lago Leman, ha extendido su apoyo a las empresas, escuelas, cooperativas o simples particulares deseosos de probar suerte.

Nicolas Marsault

Nicolas Marsault

Su animador, Nicolás Marsault, se ocupa ya de sesenta colmenas, aspira producir este año su primera tonelada de miel urbana y afirma que la popularidad creciente de la actividad se explica porque los panales son visibles y de fácil acceso y muestran que se puede convivir con los insectos sin peligro.

Techo del Centro Internacional de Conferencias, Ginebra

Techo del Centro Internacional de Conferencias, Ginebra

A su vez, la redactora de la Revue Apicole Romande, Rose Aubry, proclama que de un bichejo  sucio y hurticante han ganado las abejas un status simpático, gracias a la preocupación general por la salvación del planeta que colma de instalaciones los balcones de los ciudadanos de la confederación.

La redactora de la Revue Apicole Romande, Rose Aubry

La redactora de la Revue Apicole Romande, Rose Aubry

Y esto, advierte Marsault, no es nada sencillo, porque se olvida con frecuencia que se trata de seres que viven una  única temporada, que no es fácil mantener los panales y es menester una instrucción básica para una explotación idónea, por lo que sugiere que, antes de embarcarse en ese  hobby masivo, la gente debería ayudar a los insectos, cultivando flores y adquiriendo productos de la bioagricultura.

1abeja

Recomienda, además, iniciarse en la campiña, para ahorrar a los vecinos las eventuales molestias derivadas de las instalaciones hogareñas, y estar dispuestos a invertir un mínimo de dos mil dólares para pagar el entrenamiento, la instalación de las colmenas y el equipo indispensable para la extracción de la miel y su comercialización.

abeja

 Inconvenientes que, al parecer, no hacen mella en el entusiasmo porque las asociaciones suizas de apicultores reúnen ahora  casi 18 mil miembros, en su mayoría aficionados.

Varsovia septiembre 2016.

Share Button