Bibliopyxidie: Un libro en una caja, una caja para un libro

Share Button

Bibliopyxidie2

Para cerrar nuestras publicaciones de Miramundo en este 2013, Gabriel Rumor nos invita a conocer a Pierre Mercier, “biblioxidermista” francés, honrando tan noble oficio, artesanal, que permite preservar en hermosos empaques, el legado de tantos y tantos árboles convertidos en libros.

Aprovechamos para desearles un 2014 venturoso y pleno de vitalidad para nuestro planeta.

MIRAMUNDO por Gabriel Rumor, Corresponsal internacional

Bibliopyxidie5

El término en francés Bibliopyxidie no tiene traducción literal, pero podemos decir que se trata de algo así como la “Biblioxidermia”.

Un “biblioxidermista” es, en primer lugar y sobre todo, una persona que ama los libros con una pasión tan intensa que lo induce a conservarlos en estuches de lujo que los preserven de la usura del tiempo; alguien como el francés Pierre Mercier, en Nimes, a quien la revista The ARTChemists, consagra un reportaje ilustrado con algunos de sus trabajos más exquisitos.

Bibliopyxidie4

Es un oficio artesanal, quizás en vías de extinción, exclusivo de sociedades de vieja cultura y tradición, para  confeccionar empaques de alta calidad con los materiales más originales, en sintonía con el espíritu de cada obra, para satisfacer los encargos de una clientela de altos vuelos.

Mercier nació en Port Royal en 1928 y completó estudios de ingeniería de fundición pero fue desde siempre bibliófilo de corazón y coleccionista de obras originales, sobre todo de la literatura de entreguerras, y desde su retiro profesional en 1983 se dedicó exclusivamente a la actividad en que ha llegado a realizar auténticas piezas magistrales y referencia obligada en un ambiente como el francés, tan exigente.

Bibliopyxidie3

Su intención ha sido proteger con una cubierta ingeniosa las ediciones de un valor particular o que simplemente significan algo especial para su dueño; sin encuadernación, en su estado original, en cajas en papel, tela o cartón, jamás en cuero, que ponen a prueba la sensibilidad del artesano.

Bibliopyxidie6

Y, desde luego, es preciso saber la intención del cliente, pero sin encadenarse en exceso a sus caprichos, para mantener la libertad creativa de la inspiración, hasta sorprender, con un producto final donde no se sabe qué es más valioso, si el libro en sí o el estuche que lo encierra.

Varsovia diciembre 2013.

Share Button