BASURA CHINA SE CONVIERTE EN ORO

Share Button

miramundo por Gabriel Rumor

En Bohai, en la provincia china de Tianjin, escenario de un grave accidente químico en el verano de 2015, la multinacional francesa Veolia explota dos centrales para reciclar  desechos industriales tóxicos.

Es un oficio muy rentable, ha declarado a la Tribune de Geneve el responsable de la empresa, que surte de agua potable a 3 millones de ciudadanos en la capital provincial al nordeste de Beijing, gracias a un contrato a 30 años por la suma de 2.65 millardos de euros, y se plantea competir con Suez Environnement, otro grupo galo, y pequeñas empresas municipales, para incrementar en los próximos cinco años del 8% al 25% su control de los desechos, construyendo cuatro plantas similares a las dos existentes, que ahora funcionan en un joint-venture con socios locales. 

Cai Ling, responsable de Veolia

Cai Ling, responsable de Veolia

Y no será por escasez de basura que habrán de  quejarse porque las aguas de procesos de fabricación, los residuos de hidrocarburos y pinturas, los desechos médicos, solventes, pesticidas, baterías y un largo etcétera plantean un desafío a la dimensión del gigante asiático luego de treinta años de desarrollo industrial a marchas forzadas para competir en el panorama globalizado.

Allí, en Tianjin, esos productos peligrosos –corrosivos, inflamables o explosivos- son en primer lugar recolectados, incinerados a muy alta temperatura o tratados con procedimientos físicos, químicos o biológicos, que a veces se hallan interconectados.

Tecnología para el procesamiento de desechos industriales tóxicos.

Tecnología para el procesamiento de desechos industriales tóxicos.

Ahora, por ejemplo, las dos usinas de Veolia han terminado de descontaminar en un 90% el depósito químico de la ciudad, donde una serie de horrendas explosiones se saldó con 165 víctimas el verano pasado, transportando de urgencia el agua saturada con cianuro de sodio y, en adelante, tratarán también las aguas sobrantes de las industrias petroquímicas, automotrices y farmacéuticas que prevén instalarse al cobijo de sus centrales.

Veolia explota dos centrales para reciclar  desechos industriales tóxicos.

Veolia explota dos centrales para reciclar desechos industriales tóxicos.

Sin olvidar la industria agroalimentaria y los residuos emitidos por las cerveceras chinas, cada vez más activas.

Varsovia octubre 2016

Share Button